lunes, octubre 04, 2010

Mi príncipe azul

Como adolescente uno fantasea, imaginándose a su príncipe azul, yo soñaba hace unos años, que mi príncipe, un caballero gallardo y galante montado en su corcel blanco llegaría a rescatarme de las garras de un enorme dragón con ayuda de su flamante espada, luego me tomaba entre sus brazos, iluminando un campo lleno de árboles frutales con pajaritos cantando a su alrededor y en el cielo un hermoso arco iris aparecía sobre el cielo azul, sin embargo sabía que solo era un sueño y nunca me imagine que el encuentro con mi príncipe azul seria así:

Cruz Azul-Tigres se jugaba en la capital a las 17:00 un 4 de octubre de 2003, yo tenía muchas ganas de asistir al encuentro porque Tigres se anunciaba como líder general del torneo y verlos jugar contra el equipo de mis amores resultaba interesante.

Pero los gastos de la semana habían hecho su labor, dejándome solo con $35.00. Para mi mala fortuna mis proveedores (mis papás) no se encontraban y mis prestadores oficiales (mis hermanos) no daban más crédito.

Así que analice la situación, hice cuentas $2.50 para llegar, más $2.50 para regresar en micro y no en camión, más $30.00 del boleto más barato, menos el refresco y los chicles, daban un total de $35.00.

¡¡Justo lo que tenia en las manos!! Tome mi rompe vientos, las llaves y las ganas de gritar GOOOOOL, y me lance al escenario.

Ya formada en la larga fila de la taquilla, se dejo escuchar a lo lejos una voz, ¿quién quiere entrar gratis al estadio, quién quiere un boleto?, de pronto lo vi, no era un caballero en su hermoso corcel pero si era un hombre vestido de azul, lo dude un poco, recordé que me asechaba el dragón de mi economía y finalmente me anime a decirle que yo quería el boleto, me preguntó que si estaba sola, conteste que si, me llevó con él, ya dentro del castillo Azul, me puso al resguardo de su escudero mientras bajaba al campo de batalla con nuestro estandarte a cuestas, regresando muy pronto para no dejarme nunca más.

A Cruz Azul le debo mucho, alegrías, sonrisas, lagrimas, frustraciones, desesperación, y un sin fin de sentimientos, pero lo que más le agradezco es el haberme obsequiado el corazón de todo un caballero que se convirtió en mi príncipe azul y por eso y por lo que falta por darme le doy las gracias.

__________________________

Toño Moreno, comentarista deportivo entre finales de 2003 y principios de 2004 hizo una convocatoria para enviar cuentitos, historias, anécdotas sobre futbol a travéz de su progama de radio La Competencia que se escucha por Estadio W 530 AM, este fue el resultado: la anécdota de cómo conocí en el que en esos días era mi novio, fue elegido, lo leyeron al aire y fue muy elogiado por los comentaristas, la idea era hacer una antología con todos los cuentos, sin embargo, ya no supe que pasó.

Ahora que lo leo, me da un poco de risa, y pues después de casi un año el principe azul desapareció.

1 comentario:

Giselle dijo...

Mmmmmmmmm uqe te dire . .
rico riquisimo tu anecdota
aunque se "pelo" el principe, lo bueno es que a lo mejor no era tan azul como se necesita
ji ji ji

Besos